Señor presidente: estoy de acuerdo con el homenaje y con la semblanza que aqui se ha hecho, porque hay hombres sin los cuales la Argentina no seria lo que hoy es. Pero Mitre marca tanto una época de la historia Argentina que no podemos soslayar una profunda reflexión sobre el papel que nuestro pais cumplió en la guerra del Paraguay, en la que Mitre también tuvo una gran influencia.

Coincido con el señor diputado Pinedo en que debemos sopesar tanto lo bueno como lo malo, pero no podemos soslayar la incidencia que tuvo la “época Mitre” en una etapa muy negra de nuestro pais, en momentos en los que la integración es tan importante. Sin duda, el hecho de haber participado de la guerra del Paraguay fue un terrible error histórico.

EL CAMINO A RECORRER ES LARGO. LARGO Y ANCHO, NO LARGO Y ANGOSTO

1. CRISIS DE LEGITIMIDAD: ¿UN COMICIO RESUELVE POR SÍ SOLO UN PROCESO HISTÓRICO

La pérdida de credibilidad de la política, debido a la estafa sistemática de los compromisos asumidos con la ciudadanía, el incumplimiento de los mandatos recibidos, la corrupción, el doble discurso y la doble moral, la autodefensa corporativa, sitúan a la Argentina ante una profunda y grave crisis de legitimidad política.

PAGOS ANTICIPADOS AL FMI: HONRAR LAS DEUDAS CON LOS MÁS FUERTES, DESCARGAR SU COSTO EN LOS MÁS DÉBILES

La decisión del Gobierno Argentino de cancelar anticipadamente 9.810 millones de dólares de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), utilizando para ese pago las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA), es una medida que debe analizarse con una perspectiva histórica. Pese a lo intempestivo del anuncio, lo cierto es que hace tiempo se vienen dando pasos en esta dirección y preparando el escenario propicio para este anuncio.

APUNTES SOBRE EL INFORME DEL PNUD “La Democracia en América Latina” *
* Carlos Raimundi

Toda invitación a reflexionar y debatir es elogiable. Pero no por eso las perspectivas de tal debate tienen que ser automáticamente auspiciosas. Eso dependerá no sólo de contar con enunciados correctos, sino de analizarlos con la suficiente profundidad.
Comienzo por opinar que el tono del informe se presenta cuestionador, pero al mismo tiempo, no sale de los límites de lo que llamamos “políticamente correcto”. Nada impide “cuestionar” en términos “políticamente correctos”. Es decir, con un nivel de enfrentamiento que resulte tolerable para la misma estructura de poder que se cuestiona.

Luego de dos décadas sin gobiernos militares, lo que debiéramos discutir es la esencia misma y el destino de la Democracia, y no algo tan poco creativo como la ausencia de autoritarismo. Si el pasado autoritario está fresco, es porque faltó la Justicia.