con las Madres en la Plaza de Mayo

Como cada jueves, el 21 de enero pasado las Madres marcharon en Plaza de Mayo, acompañadas por cientos de personas, incluyendo a estudiantes australianos que realizan un curso de voluntariado en la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y que participaron de la marcha junto a la rectora, Ana Jaramillo.

Luego, en el espacio de "La Hormiguita colorada” hicieron uso de la palabra el dirigente Carlos Raimundi, ex diputado nacional, y la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini.

Raimundi comenzó agradeciendo a las Madres por la invitación y dijo que ante la presencia de las luchadoras del pañuelo blanco, él se sentía "pequeño por la grandeza que tienen”. Luego, se refirió al viaje de Macri a Davos: "Están volviendo a rifar el país, están reunidos con todos los jefes del poder económico mundial para entregar la Argentina, y lo pueden hacer porque el país estaba funcionando”.

Quiero agradecerles muchísimo por haberme invitado y hacer una aclaración previa: yo no manejo las categorías del psicoanálisis, solo he sido paciente en psicoanálisis. Me muevo dentro del campo de la política, por eso les pido tolerancia.

Lo primero que quiero resaltar es el carácter inexorable de la política. La política no puede estar ausente porque se encarga de administrar los bienes públicos. Nosotros podemos estar acá, esta noche hablando de todas estas cosas porque pudimos venir por una calle que alguien trazó. Toda la organización de la sociedad responde a que algunas personas se han ocupado y se ocupan de la cosa pública, la ‘res-pública’.

Y una primera pregunta sería, ¿cómo puede ser que eso que las sociedades necesitan como el aire, que es la administración de lo público, de los bienes sociales, sea una de las actividades más intensamente cuestionadas por estas sociedades que tanto la necesitan? Existen errores y faltas propias de la política, pero también hay intereses para que ese cuestionamiento ocurra. No es una cuestión ingenua.

En segundo lugar, venimos presenciando en estos últimos años la enajenación de la política, insisto, enajenación dicho en términos corrientes y no en términos técnicos. Esto es, cómo ha avanzado el poder de los mercados sobre la política. Cuando analizamos el volumen de recursos con que cuentan los Estados -que son o deberían ser la expresión de la voluntad popular- y los volúmenes de recursos que manejan los sectores privados, advertimos la diferencia sideral que hay entre unos y otros a favor de los recursos privados; ahí, en esa comparación, se establece también una relación de poder. En este punto, ya no estamos hablando de ideas de la derecha conservadora como una expresión de la política que, en defensa de determinados intereses, trata de administrar lo público a su manera, sino que estamos hablando de cómo los poderes financieros, poderes privados, utilizan lo público como instrumento para beneficiar sus propios intereses. Es decir, hay una transferencia del campo de la política al campo de los mercados.

Podríamos ingresar a la valoración de esta etapa histórica por el canal de acceso de los derechos conquistados, reconquistados, ampliados. Y no es menor, desde luego.

Pero también podemos ingresar desde el corte histórico realizado por Néstor Kirchner desde 2003, y es el que se refiere a haber dado luz a un hecho que por su naturaleza necesitaba seguir oculto: la relación entre política y poder real.

El poder real siempre hizo creer al Pueblo que quien gobernaba era la política. ¿Para qué? Para que ante los fracasos y las crisis sociales provocadas por ese mismo poder, el Pueblo se enfrentara, rechazara y odiara a la política, y no a quienes verdaderamente le dictaban a una política sometida, lo que tenía que hacer.

Néstor Kirchner echó luz a ese proceso, lo puso en evidencia.

Gracias por haber venido. Agradezco a Claudio por habernos permitido usar este salón, a Alejandro por la edición, a Mariano Lovelli y a estas dos “capas” que son Mariana Moyano y Florencia Saintout.

Todo, o casi todo está dicho ya. Obviamente el libro es una excusa para hacer este tipo de encuentros en todos los rincones donde podamos. No tiene mayor pretensión que esa. Y tratar, además, de ayudar a ir desmontando entre todos y todas el discurso del poder. Estamos construyendo una contra-cultura y no es fácil, ni corto, ni está exento de problemas. Pero sí tiene una línea rectora.

No es ingenuo que para ese discurso del poder el enemigo sea el Estado, no es porque sí. Si hay que criticar algo de la propaganda, hay que criticar a la pauta oficial; si hay que criticar algo de los medios de comunicación, hay que criticar la cadena nacional cuando la hace la Presidenta; si hay que criticar algo de la economía, hay que criticar la ineficiencia de las empresas del Estado; si hay que criticar algo sobre la acción social, son los planes sociales del Estado. Y esto va a estar cada vez más presente en este año electoral.

Discurso del Diputado Carlos Raimundi en la Facultad de Medicina por la Jornada de soberanía Alimentaria, martes 7 de abril del 2015; sobre AGRICULTURA FAMILIAR, Ley 27.118. Declárase de interés público la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena. Régimen de Reparación Histórica.

Muchas gracias, buenas tardes. El año pasado se sanciono la Ley 27118 de Agricultura Familiar. Hablar de su texto sería lo más sencillo. Ustedes mismos podrían buscarla y leerla. Lo que pretendo, más bien, es ponerla en contexto.

Todos los temas que se han tratado a lo largo de la jornada de hoy están integrados. Ninguno de ellos transforma la realidad por sí mismo, ni de la noche a la mañana. Se trata de una visión sistémica en torno al cambio profundo y necesario de nuestra matriz productiva, lo cual lleva un aspecto técnico-económico, pero también la organización social en general, y demanda una fuerte batalla cultural.