INSTITUTO HANNAH ARENDT

EL LEGADO DEL SIGLO XX. Carlos Raimundi, 10 de abril de 2006-06-11

 

La clase de hoy versará sobre cuestiones menos filosóficas que la primera (a cargo de Elisa Carrió). Conociendo a la profesora que la impartió, estoy seguro de que ha tenido un nivel de profundidad que no deben esperar de la charla de esta tarde.

El tiempo que nos toca vivir está caracterizado por la incerteza. La sensación de incertidumbre, de oscuridad, es inherente a la condición humana. En todas las etapas históricas nos encontramos con que se tiene miedo a lo que se desconoce. Pero lo que caracteriza a nuestro tiempo es el miedo como situación permanente. No solamente al futuro, sino también al presente, miedo al día de mañana o a qué podrá sucedernos en los próximos treinta minutos. O tal vez no sea miedo, sino una sensación de no saber hacia dónde, no tener claridad respecto de  eso.

Y si bien no tengo la presuntuosidad de responder a ese interrogante, al menos trataremos de indagarnos juntos sobre ese ¿hacia adónde? Comenzando por indagarnos sobre cómo hemos llegado hasta donde estamos, poniendo como punto de referencia —en este caso— al siglo XX.

El tiempo cronológico no es absoluto sino relativo a la cantidad de acontecimientos que podamos incorporar a determinada medida de tiempo. Es por eso que el cerebro de un chico de 5 años de nuestros días está informado por la misma cantidad de datos que tenía Parménides, siendo que era un sabio de su tiempo. Es así que la evolución de la vida humana muestra que

Instituto Hannah Arendt. Curso general: Crisis del Estado Nación

Clase de Carlos Raimundi, año 2005

 

Primera Parte

 

Presentación:

 

Buenas tardes a todos.

En primer lugar debemos ponernos de acuerdo en saber de qué hablamos cuando hablamos del Estado, lo que no es sencillo.

Hablamos de un concepto que puede ser abordado desde múltiples dimensiones, tanto históricas como actuales. El título del Seminario es muy significativo; ya desde él se da por supuesta la crisis del Estado nacional tal como lo conocimos durante el siglo XX.

Coincido en que la hay, pero al mismo tiempo me anticipo a decir que es imposible organizar la convivencia social sin Estado, en términos de autoridad pública. Que quizás no tenga las características del Estado tal como lo conocemos desde la colonización española, luego de finalizar la etapa de las monarquías absolutas. Me refiero también al Estado liberal burgués propio del siglo XIX, luego el Estado más basado en el constitucionalismo social del siglo XX.

En definitiva, sabemos qué es lo que está en crisis, pero todavía no está escrito cuál es el modelo que lo remplaza.

El tiempo que tenemos es para enunciar títulos y alguna primera reflexión, e indudablemente se limita mucho la posibilidad de profundizar.

 

¿Cómo no va a haber crisis de legitimidad y de la palabra, si lo que está en cuestionamiento es la naturaleza misma del vocablo que define el modelo de época, que es la globalización? Porque ¿qué es lo que inspira la globalización? La etimología de la palabra, y el significado de la palabra, inspiran “totalidad”. Hay pocas palabras que resumen tanto su sentido como ésa. Una palabra que proviene de “lo global” y que tiene un alcance absolutamente parcializado, porque hay algunas cosas que, indudablemente, son globales; y de las que no se puede volver atrás. Por lo menos, éste es mi pensamiento.

El material disponible sobre “Poder y legitimidad” es el siguiente: Crisis de legitimidad democrática en América Latina, que está confeccionado en base a un proyecto de Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD). El trabajo de PNUD está dividido en tres partes: “Presentación”, “Hacia una democracia de ciudadanía” y mis comentarios sobre ese proyecto.

Los artículos “La dimensión ética” y “Globalización y política”, se refieren a la crisis de los paradigmas de legitimidad del sistema de poder internacional.

Además contamos con dos trabajos sobre la crisis de legitimidad del poder político en la Argentina. Uno se llama “La Argentina como formación política”, que hace un pantallazo histórico desde la colonización y una comparación entre los procesos de colonización de las colonias anglosajonas y las colonias hispanas. De ahí se pueden extraer muchos de los fundamentos que después dieron lugar a la relación estado-sociedad civil en los países de América Latina y los colonizados fundamentalmente por Gran Bretaña. El otro documento es “La crisis de legitimidad en la Argentina de las últimas décadas”. Los pongo en este orden porque el primero es más global, se refiere a América Latina, y el segundo a nuestro país. Así tratamos de ir de lo general a lo particular.

En el programa hay un hilo conductor y buscamos que haya una coherencia, no relacionada con la militancia partidaria. Yo voy a tratar de que se filtre lo menos posible mi condición de militante político, con el rol que tengo que desempeñar acá. Estamos guardando una coherencia en términos de los valores que queremos expresar. Este curso no está planteado con áreas separadas, sino de ejes conceptuales como la verdad, la palabra, la ley, el otro.

La idea de “formación del Estado moderno”, remite a un proceso histórico que desemboca en el Estado que conocimos a partir del siglo XIX, el Estado Moderno, pero, a su vez, encuentra sus orígenes en etapas muy anteriores. Porque en definitiva el Estado Moderno no es exactamente el Estado actual. El Estado sucede al absolutismo. Porque está configurado por principios que son conceptualmente distintos a los de la abogacía. El primero de esos principios distintos es cómo responder a la pregunta: ¿cuál es la fuente de poder?